martes, 23 de noviembre de 2010

Sergi Orea Vilàs. Mi querido carmín

Mi querido carmín.

Flotar en un mar de espuma,
blanco efervescente, amarillo radiante,
sentir un cálido beso por un instante
y acabar fundido en un baile de burbujas.
Noto tu esencia fenecer,
aunque no te asusta tal tormento
pues tu destino está escrito
líquido
papel
quizás cuello.
Tu color es objeto de admiración,
cual rey alabado y ardiente;
tu sueño, permanecer en mis labios,
tu duelo, acabar perdido.
De una barra naciste con esmero,
a una dulce muerte te diriges sin remedio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada