martes, 23 de noviembre de 2010

Ariel Funes Bulbul. Funambulismos


Funambulismos


Quizá se volverán inoportunas
esas notas cosidas sobre el agua;
quizá una melodía sosegada
remiende la costura de las horas
y un anzuelo derrote a tu reloj.

Sabrás desordenar el vuelo
fugaz de los deseos innombrables
con un leve calor
que te troquele. Deja que tu giro
libre y exacto marque a fuego
la estela del instante.

Mejor no poner ahínco en censar fantasmas,
no perder la cabeza ante el tacto de un no…
Pasar de puntillas no es sigiloso,
es la manera lenta de precipitarse,
es la forma más fácil de dejarse olvidar.

No puedes reposar en la ladera
de las palabras yertas o perdidas.
Trota, galopa, pon mundo de por medio, no reces  
nunca, no ciegues, ten.
Sucederá incesante pero a solas.

Dirás: “es preciso erigir ciudades
de palabras, batiéndose en la lid
eterna por nacer de los incendios 
apagados, y acrisolar conciencias”.

Así surge el poema, pan de luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada