martes, 23 de noviembre de 2010

Pablo Ibáñez. Sueño de hijo

Sueño de hijo

Vendrá un fuego de muerte a recogerme,
un hálito de gas azul y hielo
que hurte mi extinta piel al basto suelo
y al orbe de una urna retenerme.

Eternamente en nada evanescerme
sin nada, como a nada tiende el vuelo
dorado del ocaso en rojo cielo,
y solo un sueño de hijo contenerme.

Las llagas a las llamas, las cenizas
al fuego una vez más, que se haga trizas
el hueco que mis ojos ocupaban.

Y no volver jamás, no ser ya nada,
ni alma en progresión ni carne alada;
tan solo sueño de hijo en noche calma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada