martes, 23 de noviembre de 2010

César Ibáñez París. Los bárbaros

Los bárbaros

Un imbécil babea que la raza
es el alma del pueblo hecha erre hache.
Otro proclama que la dictadura
si es del proletariado es santa y pura.
Otro me viene con que la mordaza
es lo mejor para la incontinencia
verbal. Grandes aciertos. Y el remache
que a todos los reúne: “La conciencia,
como supo Walt Disney, es un grillo
que se llama Pepito: serenata
monótona que sólo algún pardillo
oye”. Peor: la bala que remata
al caído de todas las contiendas
forma parte del show. Con que me entiendas
me doy por satisfecho: la mirada
de un niño de diez años ya no es
inocente. La han vuelto del revés
los bárbaros de calma desalmada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada