martes, 23 de noviembre de 2010

Claudio Carrillo Aranda. Puertas


Puertas


Te vas y me pregunto:

¿cuántas veces se puede cerrar la misma puerta?
Cuál el número exacto de portazos
para que se descuelgue de sus goznes
y quede al fin cerrada. Para siempre.

Una vez en la vida,
como dicen del cielo o el infierno,
o quizá tantas como las palabras
que encierra este poema
o más, como la arena o las gotas o la hierba.

Quién puede asegurar
que no será ésta la última,
la que haga de la vida una mazmorra.

Te vas y yo te pido
que cierres, por favor, muy lentamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada